Nueva Ley de Alquileres: El Índice beneficia a inquilinos e inquieta a los propietarios

02/11/2023

Advertisement
Advertisement

Loading

Durante el mes de noviembre, comienza a entrar en vigencia la nueva Ley de Alquileres y se produce la convergencia de dos índices utilizados para calcular los alquileres: el Índice de Contrato de Locación, aplicado a los contratos bajo la ley anterior, y el índice Casa Propia, utilizado en la normativa actual.

Nueva Ley de Alquileres

Advertisement
Índice

¿Qué pasara con los alquileres?

El Índice Casa Propia presenta beneficios para los inquilinos al ofrecer una actualización más favorable. No obstante, algunos expertos advierten que este cambio podría tener un impacto significativo en la disponibilidad de propiedades en alquiler, planteando preocupaciones sobre la oferta en el mercado inmobiliario.

Desde el 18 de octubre, los nuevos contratos de alquiler se encuentran siendo regulados por el índice Casa Propia (CP) para su actualización. Al mismo tiempo, aquellos que mantengan contratos formales anteriores están obligados a seguir utilizando el Índice de Contratos de Locación (ICL) de la ley anterior.

Noviembre marca el inicio del primer mes en el que ambos índices coexisten en el mercado debido a la nueva Ley de Alquileres. Por esto es que expertos señalan que el índice CP es favorable para los inquilinos, pero podría generar mayores pérdidas para los propietarios en comparación con el ICL.

Advertisement

¿Aumentaran los alquileres?

Además, se advierte nuevamente sobre la escasez de propiedades disponibles en el mercado de alquiler, lo que complica aún más la situación para los inquilinos.

Para ser precisos, haremos un breve resumen de cómo funcionan cada uno de los índices de actualización. En primer lugar, el índice Casa Propia puede ser aplicado hasta dos veces al año, es decir, de forma semestral. Para calcularlo, se toma como referencia el indicador más bajo entre el promedio de la inflación durante el último año y el 90% de la variación salarial en el mismo período. Según el Gobierno, el propósito de este índice es armonizar el crecimiento de los salarios con la capacidad de alquiler, evitando que este proceso se vea obstaculizado por el aumento de los precios.

Aplican la nueva Ley de Alquileres desde noviembre

Por otro lado, el Índice de Contratos de Locación (ICL) se compone por partes iguales de las variaciones mensuales del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). Ambos índices son fundamentales para determinar el ajuste de los alquileres, proporcionando una referencia precisa para los contratos existentes.

Advertisement

Desde la aprobación de la nueva Ley de Alquileres que regula el sector, el método de ajuste de los alquileres se ha dividido en dos caminos. Esta legislación también prohíbe la publicación de precios de alquiler en dólares y establece un plazo mínimo de tres años para los contratos de arrendamiento. Estos cambios significativos marcan un hito en el mercado de alquiler, alterando las prácticas habituales y proporcionando nuevas pautas para inquilinos y propietarios.

Para el economista especialista en vivienda, Federico Rouco, el índice actual “es bastante ventajoso para el inquilino por las variables que toma y por cómo las toma”. Y explica: “Obviamente la actualización semestral hace que cada seis meses suba el alquiler en vez de la actualización anual, pero, así y todo, a lo largo de los tres años representa menos plata que la actualización anual con ICL”

Pero para el propietario no será ventajoso, aunque las subas se hagan en dos tramos, y Rouco advierte: “Si esto termina generando que haya menos oferta, no servirá para el inquilino. Si se interviene mucho en un precio, puede ser que no haya para todos”

Advertisement

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Ver también